Viajes solidarios en familia: otra forma de hacer turismo

El próximo 31 de agosto se celebra el Día Internacional de la Solidaridad. Esta efeméride nos ha llevado a plantear un tema que está muy candente y que cada vez goza de mejor salud. Se trata del turismo solidario. Es una forma de viajar tan válida como cualquier otra, en la que la sostenibilidad y la responsabilidad social alcanzan su punto más álgido. Los viajes solidarios están a la orden del día.

En pleno siglo XXI apostar por los viajes solidarios en familia es una de las alternativas más altruistas que encontramos. Obviamente, no estamos hablando de hacer viajes de voluntariado al tercer mundo simplemente, sino de buscar otras alternativas que ayuden a los niños y adultos a estar concienciados con la solidaridad.

El día 31 de agosto fue el día escogido por la ONU y algunos países firmantes, para celebrar un día internacional basado en la solidaridad. Lo que la Organización de Naciones Unidas pretende con ello es concienciar a la población mundial en materia de solidaridad. Además de ser un requisito moral, debe de ir más allá, logrando que tanto gobiernos como ciudadanos se involucren en ello.

Viajes solidarios con niños: ¿por qué no?

Cuando pensamos en turismo solidario lo más común es que nos lleguen a la mente esos viajes de voluntariado tan largos y necesarios. Pero, si vamos a apostar por el turismo solidario con niños es conveniente plantearse otras propuestas. Cada vez tenemos más alternativas altruistas a nuestro alcance y el turismo responsable es una de ellas.

Los más pequeños pueden concienciarse de la realidad social del lugar al que viajamos. Así ellos también aprenderán a tener valores solidarios. Las opciones que se abren en este sentido son muy variadas. Podemos optar por viajes solidarios en países vecinos, donde nuestra presencia pueda servir de algo. Para ello, mezclarnos con los ciudadanos de a pie y aprender a entender las diferentes culturas es esencial. Los niños agradecerán esa incursión cultural y aprenderán muchísimo de valores humanos.

Muchas agencias de viajes están especializadas en turismo solidario o responsable. Además, hay ofertas de viajes muy suculentas, en las que las rutas solidarias son lo más atractivo. Lo mejor de todo esto es que las propuestas suelen estar motivadas por asociaciones comprometidas con la solidaridad y las buenas prácticas en el turismo.

La esencia de los viajes solidarios en familia radica en asumir la existencia de otra realidad social y permitir que los niños puedan ser conscientes de ello. Además, los viajes orientados a la preservación y conservación del planeta y sus recursos naturales son también una forma estupenda de viajar con niños. En zonas costeras, sobre todo, podemos realizar excursiones, rutas y talleres que nos ayuden a promover las buenas prácticas en este sentido.

Para hacer viajes solidarios con niños no es necesario viajar a países en vías de desarrollo. En España y Europa existen opciones ideales. Es el caso de las granjas ecológicas, donde plantean una escapada altruista y responsable con el medio ambiente. La familia tendrá contacto directo con una realidad conservacionista que merece la pena conocer.

Desde Sercotel Hotels promovemos el turismo responsable y, por supuesto, los viajes solidarios en familia. Es una forma de hacer turismo que además enriquece interiormente a cualquier persona.

También te puede interesar