Entrevista a Carme Martí en Sercotel Villa Engracia: «El camí de les aigües»

Cami aigues Villa Engracia

El pasado 19 de octubre se presentó en el hotel Sercotel Villa Engracia la novela «El camí de les aigües», escrita por Carme Martí y publicada por la editorial Amsterdam. Parte de la historia transcurre en Villa Engracia, que sirve de escenario para repasar la vida de su protagonista, una cocinera llamada Maria Badia. Quienes lean «El camí de les aigües» podrán disfrutar de una novela que habla sobre historia, familia, guerra y, sobre todo, pasión por la cocina. Para saber más sobre el libro y por qué se inspiró en Villa Engracia, charlamos con su autora.

 

1. ¿Por qué Villa Engracia? Villa Engracia es uno de los escenarios destacados de la novela, donde ya aparece en 1907. En 1938 residieron los mandos que movilizaron más de 90.000 soldados en la batalla del Ebro. El 25 de octubre de 1938 se sirvió la comida al gobierno de la República, el día que se celebró la despedida de las brigadas internacionales, que aparece relatado desde los ojos de una cocinera.

2. Uno de los hechos diferenciales de la zona, es el emblemático paraje Natural done estamos, en la Espluga de Francolí. ¿Qué crees que queda de aquella época? Queda la esencia de esa época, y me atrevo a decir que mejorada. Tanto por el paraje como por la cercanía del monasterio de Poblet, se ha tenido el bello acierto de mantener el encanto del siglo pasado.

Cami aigues Villa Engracia
Fotógrafo: Albert Carreras

3. En la novela se mezclan temas de amistad y familia…Queremos que el hotel sea un espacio de convivencia familiar. ¿Cuál crees que es el ingrediente para que funcione esta relación familiar? La confianza, el saber que puedes contar con la familia y los amigos. Poder compartir escapadas con ellos es un regalo precioso.

4. «El camí de les aigües» nos propone un viaje cargado de olores y de sabores. ¿Con qué plato te quedas? Con uno de los emblemáticos, los canelones, y por muchas razones: por el trabajo de la elaboración, que no deja de ser un acto de amor, por su sabor y por los recuerdos que me evocan de plácidas largas sobremesas.

 

También te puede interesar