,

Cómo funcionaba el turismo antes de Internet

Día Mundial de Internet

Acabamos de celebrar el Día Mundial de Internet. Si eres millennial o perteneces a la generación Z, es muy probable que no tengas ni la más remota idea de cómo viajábamos antes de que Internet entrara de lleno en nuestras vidas.

De hecho, deberíamos de diferenciar entre la llegada de Internet al mundo occidental y la entrada de Internet móvil. Las cosas han cambiado muchísimo y siguen avanzando hacia un turismo conectado y extremadamente tecnológico. En Sercotel Hotels tenemos estupendos recuerdos de aquella época en la que era impensable hacer una reserva a través de un dispositivo electrónico.

La llegada de Internet ha provocado cambios sustanciales en todos los aspectos de la vida. Estamos hiperconectados y tenemos acceso a una información muy extensa en cualquier lugar y en tiempo real. En el sector turístico los cambios han sido notables, generalmente para bien.

Día Mundial de Internet y el sector turístico

 

Día Mundial de Internet

Con motivo del Día Mundial de Internet 2019 te vamos a recordar cómo viajábamos hace unos años, cuando las nuevas tecnologías no formaban parte de nuestro día a día.

  1. La importancia de la agencia de viajes

Antes no teníamos la opción de reservar nuestras vacaciones online. Así que las agencias de viajes físicas se convirtieron en las grandes aliadas del turista. Las colas en estos lugares eran terribles y los agentes de viajes estaban estupendamente formados para darnos información de calidad sobre cada destino.

Encendían sus ordenadores, con esas pantallas en negro, y podían ver un sinfín de información para organizar vacaciones de ensueño. Todo tenía sus tiempos, ya que la tecnología no alcanzaba la inmediatez y velocidad actual.

El agente de viajes era nuestro aliado para disfrutar de experiencias únicas en destinos magníficos. Obviamente, era casi impensable organizar grandes viajes por nuestra cuenta.

  1. Folletos y guías de viaje

Los viajes se ofertaban en catálogos y folletos muy completos. Teníamos que crear experiencias de calidad y nos esforzábamos mucho en que el contenido de cada folleto fuera muy completo. En las guías de hotel antiguas se especificaban los precios de la habitación de hotel en función de la temporada. Además, incluían fotografías para que el usuario pudiera hacerse una idea de lo que encontraría en su destino.

Es básicamente algo similar a lo que tenemos hoy en día, pero sobre el papel. ¡Eso sí! Sin la increíble inmediatez que nos ofrece Internet.

  1. Con tu mapa a todas partes

El turismo antes de Internet requería de la lectura de mapas. Si nunca has tenido un mapa en tus manos, debes saber que era una tarea complicada leerlo con éxito. En los viajes por carretera era frecuente perderse constantemente. Como no existía la tecnología GPS ni los smartphones hiperconectados, preguntando se llegaba a Roma.

  1. Reservas de hotel

Antes de Internet las reservas de hotel se podían gestionar a través de agencias de viaje especializadas o mediante una llamada directa a la recepción del alojamiento. El personal del hotel nos ayudaba en todo lo posible, con el objetivo de asegurarnos una estancia de calidad. Esto está muy lejos de la forma en la que reservamos habitación hoy en día.

Además, era imprescindible avisar de nuestra llegada el mismo día en que comenzaba la reserva. Por lo tanto, los viajeros debíamos encontrar el modo de llamar al hotel para que nos esperaran. Los teléfonos públicos y cabinas telefónicas nos hacían la vida más fácil.

  1. Reservas de vuelo

Si te atrevías a reservar tu vuelo de forma independiente el aeropuerto era la mejor forma de hacerlo. Las colas en los mostradores de las aerolíneas eran tremendas, ya que los viajeros compraban sus pasajes de forma física. Nada de billetes electrónicos, códigos QR ni aplicaciones móviles. El billete de avión era físico y debía de ir debidamente acompañado de la documentación pertinente.

Nadie nos avisaba con antelación de posibles retrasos o cancelaciones de vuelos. Teníamos que estar en el aeropuerto varias horas antes de que saliera el avión y si se producía algún contratiempo todo era cuestión de esperar.

  1. Las fotografías con carrete

En el Día Mundial de Internet no podemos olvidarnos de las imágenes. Actualmente podemos realizar fotos en cualquier lugar y enviarlas con éxito en un segundo. Antes de Internet, los carretes fotográficos eran nuestra única opción. Fotos borrosas, movidas y sin ningún sentido solían ser muy habituales al revelar nuestras vacaciones.

  1. Poca información

Internet nos garantiza muchísima información de calidad sobre nuestros destinos. Antiguamente era complicado saber el clima que nos esperaba con antelación, así que organizábamos las vacaciones pensando en todos los escenarios. Las maletas iban más cargadas de porsiacasos que hoy en día.

  1. ¿Redes Sociales?

Antes de Internet nadie podía imaginar que las redes sociales existirían en algún momento. Por lo tanto, la única forma de presumir de nuestras vacaciones era enseñando las fotos impresas a nuestros amigos y familiares. Era muy común organizar reuniones para ver las fotos del viaje.

  1. Valoraciones de usuarios

El feedback que recibimos hoy en día de los usuarios de hoteles, vuelos y experiencias turísticas es extremo. Si quieres saber cómo es un hotel concreto solo tienes que revisar comentarios y opciones de otros viajeros. Antes solo era posible el boca a boca. Lo cierto es que esta técnica ancestral de publicidad era una maravilla.

como ves, en el Día Mundial de Internet 2019 no nos olvidamos del turismo y su extrema evolución gracias a la tecnología. ¿Recuerdas cómo era viajar sin Internet?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *