,

Consejos para viajar con alergias alimentarias

Viajar con alergias alimentarias

Las personas que tienen alergias e intolerancias alimentarias se encuentran con limitaciones importantes a la hora de salir a comer o a cenar fuera de casa. La cosa se complica aún más cuando llega la hora de viajar, lo que implica comer en restaurantes o en el hotel.

Viajar con alergias e intolerancias alimentarias no es sencillo. Conscientes de la problemática, restauradores y hoteleros cada vez incluyen más platos aptos para personas con alergias e intolerancias alimentarias, y también toman las precauciones necesarias para que no se produzca la temida contaminación cruzada.

Por otra parte, los productos incluyen cada vez más en sus etiquetas el listado de ingredientes y las advertencias sobre los mismos. Cada paso es positivo, importante y necesario, pero eso no quita que las personas que sufren estas alergias lo tengan más complicado a la hora de viajar.

Para hacerles la vida un poco más fácil hemos reunido una serie de consejos que pueden ser útiles para las personas que sufren de estas alteraciones y quieren disfrutar al máximo de sus viajes.

Informa sobre tus alergias

  1. La información es clave: las cartas de algunos restaurantes incluyen los ingredientes, pero otras no. Además, puede ser que incluyan los ingredientes pero no tengan en cuenta la contaminación cruzada, algo que puede ser muy peligroso en los casos de alergia. Por eso, es muy importante informar al personal de sala sobre la alergia o intolerancia. Esto puede parecer obvio, pero es especialmente importante cuando viajamos al extranjero, ya que un plato que conocemos puede prepararse de forma muy distinta en un país u otro, incluyendo ingredientes que nunca nos hubiéramos imaginado.
  1. El idioma como barrera: cuando se viaja a un país donde no se conoce el idioma, la comunicación puede ser un obstáculo. Una opción es pedirle a alguien que hable el idioma que nos escriba una nota informativa. Por otra parte, actualmente existe alguna aplicación móvil que incluye un texto escrito o un mensaje por voz que informa de la alergia que se sufre en el idioma seleccionado. Sin embargo, no todas estas aplicaciones funcionan correctamente, por lo que resulta imprescindible consultar las opiniones de los usuarios y elegir la más adecuada. Aunque estas opciones presentan limitaciones (quizás la otra persona nos haga más preguntas al respecto y no sepamos contestar), constituyen una herramienta adicional que nos puede sacar de más de un apuro.

Anticípate

  1. El poder de la anticipación: internet es una fuente inagotable de información. Una búsqueda rápida nos permite informarnos sobre restaurantes, cafeterías y supermercados de todo el mundo. Seguramente, alguien con alergias o intolerancias habrá estado allí antes, y quizás ha compartido la información por las redes sobre lugares donde ir a comer. Algunos hoteles, como por ejemplo el Sercotel Villa Engracia Hotel, pueden preparar menús especiales (para celíacos, para intolerantes a la lactosa, etc) bajo petición previa.
  1. Con la despensa a cuestas: si el viaje es más cercano y en coche, por ejemplo, es muy útil visitar nuestro supermercado de confianza antes de partir y comprar productos que sean adecuados para nuestras alergias. Sobre todo es recomendable llevar snacks y comida para picar entre horas, que esté bien envasada y pueda aguantar durante días. También puedes llevar una fiambrera, pero a menos que el lugar de destino esté cerca y haya nevera cuando llegues, la comida sólo te aguantará unas cuantas horas.
  1. Medicación a mano: en caso de alergias graves, los médicos suelen recetar algún tipo de inyección o medicación de urgencia por si la persona se ve expuesta accidentalmente al alérgeno (aunque después de la administración hay que ir igualmente a urgencias). Si es tu caso, viaja siempre con tu medicación y con un informe o historia médica donde se especifique tu alergia y la necesidad de viajar con ese medicamento (puedes pedirle la documentación a tu médico de antemano). También es recomendable buscar con anterioridad dónde se encuentran las clínicas y centros médicos en el lugar de destino. Así, en caso de urgencia, sabrás donde acudir.

Cualquier precaución que se pueda tomar es poca, especialmente cuando se viaja lejos y a países en los que no conocemos el idioma. Desde Sercotel recomendamos visitar a tu médico antes de hacer un viaje al extranjero, ya que nadie mejor que él te podrá aconsejar sobre las precauciones a tomar.

AVISO IMPORTANTE: El contenido de esta publicación no debe utilizarse como sustituto de un diagnóstico y/o tratamiento médico profesional.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *